“Alma encogida”, de Alonso Holguín F.J.

“Alma encogida”, de Alonso Holguín F.J. Publicado en el Diario Digital “El Español”   -Necesito un teclado resistente al agua salina que brota de mi alma… El equipamiento de los vehículos a motor ha experimentado muchos avances en los últimos años. Se muestran avances en el consumo de combustible -el petróleo y derivados están en […]

“Defensores de España”, de Alonso Holguín F.J.

“Defensores de España”, de Alonso Holguín F.J. Publicado en Diario Digital “El Español”   La puerta es la primera protección de la vivienda del exterior. Las inclemencias meteorológicas, diferencias de calor o frío, efectos del viento, lluvia o diversas manifestaciones del agua caída del cielo. Todo ello para conservar la salud y costumbres de los […]

“El tresbolillo ideal”, de Alonso Holguín F.J., para el programa de radio Ruta 608

“El tresbolillo ideal”, de Alonso Holguín F.J., para el programa de radio Ruta 608   Los sistemas luminosos establecidos en las intersecciones de las calles sirven, entre otras cosas, para regular el cruce de peatones y vehículos motorizados evitando colisiones accidentales. Se trata de un descanso en el viaje, trayecto o marcha, relajando pies, manos y atención. Momento de respirar, incluso de tomar algo de aire desplazando el cristal separador de nuestras vías aéreas.   Somos muy aficionados a las carreras de coches y motos. Estos espectáculos tienen un inicio fulgurante. Los motores rugen, los pilotos están atentos al color luminoso del semáforo y no pueden mirar de reojo a su contrincante de al lado. Si acaso utilizan uno de los apéndices del vehículo, cual es el objeto facilitador de la información: el retrovisor.   Se trata de un sistema simple: el orden del personal fue fijado al tresbolillo. Todos en paralelo, diferenciando la altura y distancia de los participantes. La vida diaria de un humano tiene algunas diferencias. Una de las costumbres es mirar al vecino cuando paras en un semáforo. A fe se trata de algo bastante estúpido hecho por la mayoría: seguimos la costumbre de vigilar el costado. ¿El lucero tricolor no indica el comienzo de la carrera hasta el siguiente sistema de señalización luminosa?   El cotilleo es difícil de evitar. Sí, todos diremos no, pero muchos hemos observado, mirado y establecido cómo el vecino se toda las cejas, evalúa el interior de la nariz o, en caso femenino, coqueta retoca su maquillaje.   Sin embargo pocos apreciamos una sensible diferencia en la distancia. Si evitamos detener el vehículo a la misma altura del retrovisor del vecino, permitiremos circular a motoristas hasta la cabecera de la línea de salida del semáforo. La mayoría somos educados, limpios y agradecemos ese favor: no corremos en ninguna competición y, si así fuere, nosotros somos de otra liga.   Sean prudentes ahí fuera y mantengan distancia de seguridad.   Este texto fue leído en el programa número 79 de www.ruta.608.com. Estoy completamente agradecido a “Pater” Mario por su cariño y dedicación.  

“ITV”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608

“ITV”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608   La ciencia avanza de forma inversamente proporcional a la estupidez humana. Día a día, año a año, los dirigentes políticos superan sus récords con auténtica brillantez.   La Inspección Técnica de Vehículos -ITV- se hizo obligatoria en el año 1987 para todo tipo de vehículos. Se […]

“Robo”, escrito por Alonso Holguín F.J. para Ruta 608

“Robo”, escrito por Alonso Holguín F.J. para Ruta 608   Los grupos sociales se dotan de unas reglas para convivir entre los humanos. El respeto de ellas es imprescindible para garantizar el día a día e ir avanzando con aprovechamiento de todo el conjunto.   Las normas se basan en la experiencia de los siglos, […]

“Al intermitente”, por Alonso Holguín F.J. para www.ruta608.com

“Al intermitente”, por Alonso Holguín F.J. para www.ruta608.com Describir toca algo luminoso y sonoro a dos pares instalados en chismes motorizados, dos delante, dos atrás, cuatro numerados no consumen combustible y lucen amarillo oro. Dispuestos en morro, manillar o volante sirven para indicar derecha, izquierda… movimiento previsto a realizar concuerda… también ¡Atención, peligro aquí delante! […]

“Maxi, un motero feliz”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608

Maxi, un motero feliz. Hoy toca describir a un amigo. Creo que es de las personas más felices de este mundo, pese a las adversidades de la vida. Gusta de vestir perilla, sonrisa y Kawasaki naked. Si busco en la agenda de la criatura humana del siglo equis equis palito, feisbuck del bolsillo, este es el tercer año de nuestra vigente amistad… o el cuarto, fui de letras puras en bachillerato y no de los mejores. Hace 3 años fue despedido de la empresa […]

“Voladores en carretera”, de Alonso Holguín F.J., en Ruta 608

“Voladores en carretera”, de Alonso Holguín F.J., en Ruta 608 La pericia es necesaria para algunos ámbitos de la vida. Conducir una moto requiere mucha atención en cada momento. Hagamos un resumen:   -Pies: izquierdo acciona la palanca de marchas; derecho el freno de la rueda trasera. Ambos sirven, en conjunto y/o por separado, para no caerse en parado. -Manos: izquierda acciona el embrague; derecha el freno delantero y el acelerador. En el caso de cambios automáticos se reduce el trabajo de la izquierda. Ambas sirven para determinar la dirección de la motocicleta, así como, en algunos casos, cada una la intermitencia de su lado, claxon, luces de posición y, una de ellas, sistema de encendido / apagado del motor. -Ojos: han de estar pendientes de la circulación delantera, los retrovisores de ambos lados, aquellos objetos, personas y vehículos en paralelo. Al mismo tiempo han de estar vigilantes de las luces del cuadro de nuestra máquina: luces, intermitencia, gasolina, aceite,… -Oídos: escuchamos la melodía de la moto propia, que puede indicarnos alguna avería o mal estado. El sentido proporciona información al cerebro de otros usuarios, incluso de posibles peligros o alteraciones ajenas de la vía donde circulamos. -Cerebro: dirección conjunta de anteriores.   Esos apéndices de nuestro cuerpo forman gran parte de los sentidos. Correcto, si conducimos un vehículo de cuatro o más ruedas, también utilizamos esas descripciones. ¿Qué nos diferencia?   El otro día circulaba por la carretera A-4 sentido Andalucía. Un enorme cinco ejes frigorífico pisaba la línea continua divisoria del carril derecho e izquierdo. La mano izquierda del piloto descansaba y brillaba sobre la puerta de forma alternativa. Estábamos a 100 metros de un “chisme” para reducir los accidentes de circulación, de esos que hacen fotos si sobre pasamos la velocidad permitida. Al tiempo que pasaba bajo el pórtico vi una luminosidad volando desde el frigorífico…   De vuelta a la civilización, justo al pasar un semáforo, algo húmedo, viscoso y volador salió despedido de la ventanilla de una grúa plataforma. Por escasos dos metros y treinta centímetros no impactó en mi recorrido un escupitajo, tamaño meteorito… casi como la puñetera colilla de un trozo de puro que salió por la ventanilla del trailer.   Tanto ellos como nosotros utilizamos nuestro cuerpo para conducir, si bien una parte de la cabeza queda sin uso para algunos.   Sean prudentes en la carretera y un poco más cuidadosos con quienes compartimos vía…   Señor, señor, clausura todas las ventanillas… y oxigena cerebros.   Puedes oír el maravilloso programa aquí.

“Sólido suelo”, de Alonso Holguín F.J., en Ruta 608

“Sólido suelo”, de Alonso Holguín F.J., en Ruta 608   La primavera ha llegado. Ello indica el aumento del polen en suspensión, el cambio de la ropa de invierno a verano y el florecimiento de la estupidez inconsciente de algunos humanos sobre ruedas.   El momento de adquirir una máquina es maravilloso. Nos acordamos del momento de la elección, el color y el “careto” al comprobar la financiación, cuando nos dicen:   -¡Sí, se puede! -creo es la única vez que me ha gustado esa conjunción de palabras.   Después nos dirigimos a una tienda de ropa especializada. Colores vivos o negro… en este mundo hay pocas cosas intermedias; elegimos casco, chaqueta y guantes. Incluso en los comienzos nos sirven otras prendas similares: la chaqueta de cuero, el plumas viejo y esos guantes de una jornada de esquí para mínima protección.   El vendedor de la tienda -algo que hizo ya algún amigo- nos advierte:   -Procura ir con pantalones largos y no tocar el tubo de escape cuando esté caliente… se pone que arde…   Ríete, ríete, pero todos hemos arrimado la mano para verificar la temperatura sin tocar el componente… y sí, está caliente de cojones.   La ropa va variando dependiendo la temporada, años y, desgraciadamente, porque ensanchamos huesos o cultivamos musculatura inexistente los primeros 30 de la vida. El culpable es el fabricante de cerveza; tiene lo suyo quien se ocupa de criar cerdos y convertir sus carnes en delicias… no hemos de olvidar a los Reyes Católicos, entre otros: sin ellos, con toda seguridad, España sería diferente.   Decía al principio la llegada del tiempo bueno. La Universidad Politécnica del Galgo Negro ha publicado un estudio trimestral del Área de Física en Movimiento. El punto más destacable es afirmar la dureza del suelo que, al ser asfaltado, supone una auténtica lija para la piel humana. Aún estando en el siglo XXI se desconoce material para hacer carreteras y evitar esos daños. Por ello, aconsejan llevar casco, chaqueta, pantalones, guantes y zapatos -o botas- cerradas para evitar daños en caso de caída.   La llegada del calor es un acicate para rodar y un estímulo para no bajar la guardia en seguridad. Esta semana ya he visto a gente en mangas de camiseta corta y sin guantes pilotando una moto. En breve llegarán pantalones cortos, chanclas y caídas dolorosas.   Queridos, el suelo está duro y duele un güevo: la chapa de tu moto es tu chupa, calamidad.     Puedes oír este maravilloso programa aquí.

“Señalización motera”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608

“Señalización motera”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608 La circulación está regulada por leyes. Hemos de respetar las mismas, ya que son la base para evitar accidentes, no ya personales, sino aquellos que puedan dañar a otras criaturas. Las motocicletas tienen la versatilidad de avanzar o alcanzar una velocidad punta en menos tiempo. Ello conlleva alcanzar el siguiente semáforo rojo en un tiempo menor que un vehículo automóvil, de los llamados “latas”.   Unos y otros compartimos el espacio por donde circulamos. Diferentes tamaños, colores, cilindradas, números de ruedas, hemos de respetar a quien va en la misma dirección y, por qué no, en la vía en dirección opuesta.   La educación es algo que se presupone en el año 2017. La necesidad de movilidad entre puntos geográficos ha alcanzado cotas inimaginables hace apenas 100 años. Ahora se piensa en llegar a Marte… ¡con lo bien que se está en la Tierra!   Hoy en día todavía pervive, con muchas mejorías, el placer de hacer kilómetros en motocicleta. En este mundo hay dos tipos de gente: unos que se mueven en moto -o en ruidos-, otros calificados como moteros. ¿Cómo diferenciar unos de otros? Educación.   Hay varios tipos de señales en el mundo de las dos ruedas a motor. Uno es conocido y usado mucho: levantar la mano con la señal “V” cuando te cruzas con otra moto. Resulta tierno, conmovedor, recordar la primera vez que vi y recibí dicho saludo.   Sin embargo, hay otro más reconfortante: un casco en el suelo antes de la rueda trasera de una moto. Es la señal de avería y necesidad de ayuda.   He dado la vuelta, frenado y acompañado a más de un compañero estacionado con esos parámetros. Las gracias, abrazo y saludo al despedir colmaron de alegría cuando nos despedimos. Ésa es una de las grandes diferencias entre llevar dos, tres o cuatro ruedas motorizadas.   ¿Sabías esa señal? Espero y deseo que haya más moteros y menos “gilipollas” montados encima de ruidos.   Fuente de la imagen: Blog

“Guzzi Hispania en el corazón”, de Alonso Holguín F.J.

“Guzzi Hispania en el corazón”, de Alonso Holguín F.J., para el programa de Radio OnLine Ruta 608 Algunos recuerdos de mi niñez se encuentran sobre una motocicleta. El primer trabajo que consiguió mi padre, tras acabar estudios de mecánica en Valladolid, fue empleado de la Fasa. Así se llama la fábrica de automóviles donde se hacían los modelos de Renault. Vivía en Cigales, a 12 kilómetros y, en los comienzos de los años ’60 del siglo pasado, una Guzzi Hispania de 65 cc. era su medio de transporte. De color rojo en principio, cuando empecé a viajar encima de su depósito, lucía ya en color vino tinto. Quizá fuera el apego a los majuelos -también llamados viñedos-, donde iba con él y ella a realizar las labores propias de arreglo, quien tiñera su pintura. Recuerdo con horror el crecer: me abocaba a ir de paquete, abandonando la visión desde el depósito. El aire en el rostro, ligeramente girado para evitar las lágrimas de los ojos, junto con el olor a gasolina y aceite fue la perdición para condicionar mi futuro. Cuando tuve edad y fuerza, pude arrancar la Guzzi. Tenía tres marchas de palanca manual bajo el puño derecho. Primera hacia abajo, punto muerto -señalada con 0-, segunda y tercera. Recuerdo un pequeño dispositivo que servía para cebar el motor. La llave de paso de la gasolina en el lado izquierdo y el tubo de escape con sonido un poco pito agudo. Fueron pasando los años. Mi incorporación a la Guardia Civil, diferentes destinos y compromisos familiares. Vinieron una Vespa Iris 200, Suzuki Marauder y, en estos momentos, Harley Davidson Sporster 1200. Diferentes conceptos en base a las necesidades de movilidad, misma idea: viento en el rostro, aire de libertad. Pasarán los años, kilómetros y, por qué no, otras motos. Sin embargo, mi pequeño corazón siempre late alegre al recordar el olor, sonido y movimiento de aquella Guzzi Hispania de 65 cc. ¿Os imagináis cuando veo una de ellas colgada de un escaparate en una tienda de Madrid? Felicidad completa. Sean prudentes por las carreteras…   Fuente: Ruta 608 Mario, al que todos conocemos como “Páter”, ha tenido a bien invitarme a colaborar con un texto corto semanal sobre motos. Procuraré ceñirme al tema, con […]

Principio de Contradicción

Principio de Contradicción Se trata de un término jurídico que da oportunidad en el ámbito de dos partes, una demandada, otra demandante, de oponerse a un acto con el fin de verificar su regularidad. Traducido del “Román Paladino” sería el derecho a contradecir a otro, incluso a formular aspectos contrarios, tal y como haría el […]

Repartir sentimientos

Repartir sentimientos España es un conjunto de pueblos, más o menos grandes, con una población en total de más de 45 millones de criaturas humanas. Nuestra familia siempre tiene un arraigo al lugar donde nacieron, se criaron, viven o vivieron. Ese sentimiento es algo que nadie puede hurtar. Año 1991, Amusco, provincia de Palencia, comunidad […]

El sentimiento es suyo

El sentimiento es suyo   Hay zonas de la Tierra con un espacios muy grandes de terreno. Habitados por seres humanos de una joven democracia, basan las relaciones entre sus ciudadanos en simples principios: unión y recuerdo a los antecesores. Pareciera algo básico, sin embargo, en esta España del año 2016 es, cuando menos, extraño […]

Rotondas en miradas

Rotondas en miradas   La sociedad animal basa sus relaciones en percepciones sensoriales. A cierta distancia, siendo humanos, el sentido más usado es la vista. El órgano, que envía órdenes a nuestro cerebro para ejecutar acciones, ha ido mejorando con el paso de los años, decenios, siglos,… En época de las cavernas, las mujeres quedaban […]

Blame it on the boogie

Blame it on the boogie El año 1978 escribieron esta canción, cuyo título en español significa: “Échale la culpa al Boogie”. Michael Jackson, junto con un par de sus hermanos, escribió esta canción para vender la misma a Stevie Wonder. Eran tiempos de la famosa Motown Records; sello discográfico creado en la ciudad de Detroit […]

Ilusión perdida

Dicen que el mayor problema del ánimo de la especie humana tiene un decaimiento natural en los cambios otoñales y primaverales del año. Pese a ello, este verano comenzaba mal, muy mal. ¡Por la ilusión a falta de recuperación! Recuerdo con asiduidad la canción de Radio Futura “Corazón de tiza”: “Y si te vuelvo a […]