“Positivo”, de Alonso Holguín F.J., para el programa de radio Ruta 608

“Positivo”, de Alonso Holguín F.J., para el programa de radio Ruta 608

 

Las últimas semanas están siendo terribles en las noticias de accidentes en carreteras. En concreto una joven en Valencia atropelló a un grupo de ciclistas, ocasionando la muerte a tres de ellos y dejando heridos a otros tantos. Las pruebas realizadas a la conductora determinaron el positivo en alcohol y sustancias estupefacientes; en el primer concepto -“alcohol”- el nivel estaba “por encima del nivel permitido”; el segundo no tiene nivel, sencillamente está prohibido. Esa persona ya había dado positivo en otras ocasiones.

 

La noticia quedaría ahí, a no ser un mayor interés por conocer cómo sucedió el accidente. La conductora se desvió de su carril, cruzó al contrario y arrolló a los ciclistas que circulaban por él. Es decir, en argot de informes técnicos sería:

 

-Colisión fronto-lateral por invasión de carril contrario.

 

Accidentes de este tipo se sufren casi todas las semanas, incluidos días de diario. Da igual el número de ruedas, motor o empuje por fuerza propia de los vehículos accidentados, desgraciadamente ocurre con demasiada frecuencia.

 

Días después, en Carballo, provincia de La Coruña, un Policía Municipal fue arrollado por un turismo conducido por un hombre completamente borracho. Las noticias “adjetivaron” el hecho al determinar “era un conductor reincidente. Tiempo atrás ya tuvo una retirada del permiso de conducir, al ser sancionado tras dar positivo en un control de alcoholemia”.

 

Recuerdo en mi vida profesional haber asistido a accidentes; heridos ocupantes de los vehículos, otros sin signos evidentes de actividad vital: es el forense quien determina si alguien está muerto. Unos cuantos donde los individuos apestaban a alcohol destilado. Después del impacto, pese a la impresión y la palidez de sus rostros, los autores vivos seguían sin poder articular correctamente una conversación, por motivo de la borrachera. Habitualmente sobrevive el culpable. ¿En serio debemos de tener un límite para poder conducir?

 

Este pasado fin de semana hubo 9 muertos en las carreteras de España, 3 de ellos iban en moto. Dos ruedas, motor humano o mecánico, el resultado siempre es desfavorable para quienes llevan su piel por única carrocería. Si un “cacharro” embiste a otro sin protección, está muy claro el resultado. Por ello, si vas a tomar cualquier bebida destilada o fermentada y un grado de alcohol superior a 0, deja el volante a otro y la montura parada: vida solamente hay una.

 

Sean prudentes y tengan cuidado ahí fuera: salimos todos, volvemos todos.

 

Texto leído en el programa de radio www.ruta608.com número 79. Agradecido a “Pater” Mario por permitir participar en él.