“ITV”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608

“ITV”, de Alonso Holguín F.J., para Ruta 608

 

La ciencia avanza de forma inversamente proporcional a la estupidez humana. Día a día, año a año, los dirigentes políticos superan sus récords con auténtica brillantez.

 

La Inspección Técnica de Vehículos -ITV- se hizo obligatoria en el año 1987 para todo tipo de vehículos. Se trata de una revisión de unos cuántos puntos de seguridad. Ello permite conocer si los “cacharros” a motor cumplen con las disposiciones para circular legalmente, evitando peligros propios y ajenos.

 

Mi primer recuerdo estará siempre en la memoria. Aquella primera vez… al no oír al “ingeniero”, me bajé del coche:

 

-¿Quién ha dicho que se baje del coche? -me gritó.

-No escuchaba bien a usted…

-Suba al coche ¡joder!

-Una cosa, señor -dije pacientemente-, no vuelva usted a gritarme y menos diciendo palabrotas, o me veré obligado a formular una queja ante la Dirección General de Tráfico -el hombre se iba poniendo colorado-, y el Juzgado de Guardia por un presunto delito de amenazas -ahí volvió su sangre al resto del cuerpo. En aquellos tiempos, sólo podía gritarme mi madre; con el paso de los años, añadí esa posibilidad a mi esposa, por ese orden y conjunto.

 

A día de hoy, en las ITV’s, al menos en Madrid, te invitan a un café, hacen ellos todos los trámites y tú sólo has de pagar la revisión. Amabilidad, a más no poder. Ha llegado la civilización, la educación y, a Dios gracias, la competencia para atraer clientes.

 

Fui un ingenuo al pensar se iban a acordar de “legalizar” las defensas puestas en las motocicletas, cuya función es impedir un daño de aplastamiento de extremidades en ocasión de accidente. Si se nos permite circular con ellas, ¿por qué no permiten pasar la Inspección Técnica de Vehículos? D-E-F-E-N-S-A significa protección… no ataque, ¡coño!

 

Los vehículos utilizados en transportar políticos cumplen dos características: ni son motos, ni son costeados por ellos directamente.

 

Tengan cuidado ahí fuera: salimos todos, volvemos todos.

 

Tuvo difusión en el programa www.ruta608.com, con el agradecimiento a “Pater” Mario por permitir participar en su programa.